Tuesday, September 6, 2016

Lecciones sobre Indochina que te animarán a hacer la maleta

Cada vez está más de moda ir a Tailandia y, de paso, visitar Camboya y/o Laos. ¿Y por qué no hacer un ‘Good Morning Vietnam’? Por supuesto. Indochina tiene una magia especial que llama a muchos viajeros y les invita a realizar una escapada más larga de lo habitual. Pero, ¿qué podemos aprender de este destino tan polivalente? Os apuntamos algunas de las cosas que más nos sorprenden, nos hacen reflexionar y nos enamoran de la península asiática.

Kok Phi Phi, Tailandia
Phi Phi, Tailandia

1. Todo se consigue más rápido con una sonrisa. Esta es una de las claves para entender países como Tailandia. No conseguirás nada subiendo la voz, y mucho menos enfadándote con ellos. Pero si les sonríes y les pides las cosas con cortesía te abrirán hasta las puertas de sus casas. Vale la pena intentarlo.

2. Hay un lema básico para comprar. Y no es otro que el ‘Same, same, but different’ (‘igual, igual, pero distinto’), que hace referencia a las copias de todo tipo de objetos, desde cuadros de Andy Warhol hasta zapatos de alta gama. ¿Pensabais que los chinos eran los maestros de las copias? Pues visitad calles como Khao San Road de Bangkok.

3. Es hora de afrontar prejuicios, sobretodo culinarios. Nos referimos a esos animales que muchos nutricionistas prevén que se convertirán en la comida de futuro: los insectos. Un kilo suele costar 60 céntimos y, aunque nos de mucho reparo, son nutritivos, crujientes y sabrosos. Es hora de zarandear nuestras papilas.

Bangkok Comida
Bangkok La mejor comida

4. Los monjes hacen la mili. Bueno, más o menos. Porque en estos países es tradición convertirse, durante tres a doce meses, en monje budista. Aunque no es obligatorio, la creencia Theravada dice que quiénes lo hacen dan la oportunidad a sus padres de reencarnarse en una vida mejor. ¿El resultado? Decenas de monjes paseando por la calle.

5. Nunca digas Saigón. Los vietnamitas sólo se refieren a la ciudad con el nombre actual de Ho Chi Min City,en honor al líder de la revolución comunista. Fueron los franceses los que pusieron el nombre de Saigón en 1862, y también a la zona que rodea la metrópolis: la no tan lejana Conchinchina.

6. El ingenio bélico no tiene límites. Y es que derrotar a una superpotencia como Estados Unidos tiene bastante mérito. La Guerra de Estados Unidos (que es como se conoce aquí a “La Guerra de Vietnam”) activó la creatividad de los soldados vietnamitas. Los diminutos túneles de Cu Chi, a una hora de Ho Chi Min City, recorren más de 200 km de escondite subterráneo e incluyen diversas trampas mortales.

Chi Los diminutos túneles de Cu Chi
Los diminutos túneles de Cu Chi

7. El Mekong es metafísico. Las abruptas montañas de Laos hacen muy difícil cruzar la frontera entre este país y Tailandia, por lo que muchos turistas prefieren pasar un par de días sobre un barco de madera –durmiendo, eso sí, en tierra firme- hasta llegar a su destino. Viajar sobre el río Mekong es algo inolvidable: sin cambios, sin movimientos, sin velocidad. El lugar ideal para platearnos qué queremos hacer en la vida.

8. Y cruzar la calle todavía más. Me lo decía un chico vietnamita sobre Hanoi, la ciudad con más motoristas del mundo: “cruzar la calle es una metáfora de la vida. Tienes que dar un primer paso, mantenerte firme en la decisión y seguir avanzando. No puedes retroceder, ni pararte en seco, porque te atropellarán. Tampoco puedes esperar a que los motoristas paren por ti. Tienes que mirar al frente, y avanzar”.

9. El caos puede echarse de menos. Nadie en su sano juicio puede defender el tráfico de capitales comoHanoi, Bankok y Nom Pen. El calor acostumbra a ser asfixiante, las motos no siguen ningún tipo de indicación y no hay ni orden ni sentido en la ciudad. Estresante, sí. Pero cuando volvemos a nuestra calma circulatoria no podemos evitar echar un poco de menos ese simpático caos.

Existen muchas modalidades para navegar por el Mekong Existen muchas modalidades para navegar por el Mekong

10. Eres un dólar con piernas. Para los autóctonos no hay diferencia entre australianos y europeos que van a buscar fiesta, mujeres jóvenes o inspiración espiritual. El turismo en Indochina no deja muy buen sabor, y sólo hace falta ver los centros occidentales repletos de bares con fútbol y Los Simpson, camisetas de Padre de Familia o el river tubing, un deporte completamente absurdo practicado en Vang Vieng, en Laos.

11. El trabajo es lo primero. Y es que la mayoría de gente trabaja todo el día, desde la mañana hasta altas horas de la noche. Es por eso que siempre, siempre hay gente en la calle, vendiendo, comprando o intercambiando productos y servicios.

12. Los conductores de tuk tuk mienten. Jamás te puedes fiar de un conductor que te proponga un viaje baratísimo, porque en realidad te va obligar a parar en diversas tiendas para llevarse una comisión. No lo tomes a mal, simplemente hazle saber que conoces las reglas del juego. Y diviértete observando los sonidos que tienen para llamar a los turistas: ¡pshh, hey, aaa!

 Tuk-tuk budista en Camboya
 Tuk-tuk budista en Camboya 

13. Eres mucho más tacaño de lo que pensabas. De pronto, pagar un euro por un café o cinco dólares por una cena te parece algo disparatado. No quieres que te tomen el pelo, pero quizá estás exagerando un poco. Aunque Indochina puede sacar todo lo metafísico que hay en ti, también puede hacer aflorar tu yo más tacaño.

14. Las pelotas de ping pong existen. Y se usan para cosas que nuestras madres nunca podrían soportar. Si vas al centro de Bangkok y te encuentras a un señor haciendo un sonido con la boca, como de una pelota saliendo de un agujero, es que te están invitando a visitar el barrio rojo. Ya sabéis, para ver aquello que hacía Winona Ryder en la película de South Park.

15. Angkor no se puede ver en un día. Ni posiblemente en una vida. El imprescindible conjunto de templos del siglo IX se expande sobre 400 kilómetros cuadrados de jungla camboyana. Casi nada. El símbolo por excelencia es la ‘Ciudad del Templo’ o Angkor Wat, pero éste es sólo el inicio de la aventura.

Angkor wat - camboyaLas ruinas del templo de Angkor Wat, Camboya

16. La Full Moon Party es la fiesta de referencia. Se celebra una vez al mes en la playa de Haad Rin, en la isla tailandesa de Ko Pha Ngan. Empezó con 20 turistas con ganas de bailar bajo la luna en 1985, y ahora reúne a miles de ellos, que se pintan con colores fluorescentes y acaban completamente embriagados. Una auténtica imposición fiestera.

17. Los genocidios no interesan a los medios de comunicación. Y esa es una de las razones por la que, durante años, no se publicó nada sobre la situación camboyana. Pol Pot, estudiante de la Sorbona de París y líder de los Jemeres Rojos, volvió a su país natal para instaurar un durísimo régimen que aniquiló a una cuarta parte de la población, incluidos urbanitas, intelectuales, políglotas y gente con gafas. Y hablamos de 1975. 

Fuenta: traveler.es

Friday, August 26, 2016

13 razones para visitar vietnam

¿POR QUÉ VISITAR VIETNAM?

Las razones para visitar Vietnam son tan diversas como su paisaje, sus gentes y los pueblos que lo poblaron e influenciaron. Pero allá van trece para animarse a visitar esta joyita del Sudeste Asiático.

01. DIVERSIDAD DE PAISAJES.

Sapa en Vietnam
Campo colgante Sapa, Vietnam
Su forma estrecha y alargada ofrece un compendio de geografía: montañas, llanuras sembradas de arrozales, metrópolis, frondosas selvas y manglares, cataratas, grandes ríos, portentosos deltas, archipiélagos con islotes de formas insólitas, largas playas arenosas… un paisaje tan ameno como variado.

02. ECOTURISMO.

rutas en bicicleta por Vietnam
Rutas en bicicleta, Ninh Binh
Gracias a sus 31 parques nacionales, 6 reservas de la Biosfera y las docenas de áreas protegidas tanto terrestres como marinas, en Vietnam encontrarás una amplia oferta de turismo activo en entornos naturales fantásticamente preservados: rutas en bicicleta, trekking, rafting, birdwatching…

03. RIQUEZA ÉTNICA.

viajar a vietnam
53 grupos étnicos diferentes
Sus 90 millones de habitantes pertenecen a 53 grupos étnicos diferentes, que conservan fielmente usos, oficios, ritos y costumbres tradicionales que resultarán siempre interesantes para el viajero sagaz.


04. PATRIMONIO HISTÓRICO-ARTÍSTICO ÚNICO.

El casco histórico de Hoi An
El casco histórico de Hoi An
Cinco joyas, todas Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, destacan en el país: la Ciudad imperial de Thang Long en Hanoi, el Palacio Imperial y las tumbas reales de Hue, el casco histórico de Hoi An, los templos de My Son y la Ciudadela de la Dinastia Ho.


05. EL PUEBLO VIETNAMITA.

Viajar a Vietnam
La sonrisa habitual de los habitantes del Sudeste asiático
Tómense algunas de las virtudes propias del confucionismo (bondad, tolerancia, vocación de servicio al prójimo, respeto por los mayores y los antepasados), la ética del budismo y algunos valores de la educación comunista; súmenle la elegancia natural de sus gentes y decórenlo con la sonrisa habitual de los habitantes del Sudeste asiático: ya tienen el retrato del pueblo vietnamita.

06. EL MILAGRO GEOLÓGICO DE HALONG BAY.

Viajes a Vietnam, Bahia de halong
El milagro geológico de Halong Bay
Esta bahía de más de 100 kilómetros acoge casi dos mil islas e islotes de relieve caprichoso, exuberante naturaleza, aguas verde esmeralda, prodigiosos fenómenos kársticos e increíble belleza escénica: la mayoría están deshabitadas, algunas esconden grutas y cuevas, otras idílicas lagunas interiores… Navegar Halong Bay en un crucero de dos o tres días constituye una de las experiencias de viaje imprescindibles cuando se viaja a Sudeste Asiático. Es Patrimonio Natural de la Humanidad de la UNESCO y resultó elegida en 2012 como una de las Nueve Siete Maravillas de la Naturaleza.


07. UN DESTINO NO MASIFICADO POR EL TURISMO.

Vacaciones Vietnam, Sapa
Aún no ha llegado a la masificación de Tailandia

Aunque Vietnam ya no es el reducto solo para viajeros independientes que era a finales del siglo XX, desde luego aún no ha llegado a la masificación de Tailandia. Y constituye siempre su alternativa natural a ésta.


08. EL MUNDO ANFIBIO DEL DELTA DEL MEKONG.

Viajes a vietnam, Melong Delta
Delta del Mekong: sus coloridos mercados flotantes

Otro imprescindible en cualquier viaje a Vietnam: explorar en profundidad este portentoso y fertilísimo delta en la desembocadura del Mekong para asistir a la vida cotidiana de sus aldeas y descubrir sus coloridos mercados flotantes.

09. UN DESTINO MUY SEGURO.

Vacaciones Vietnam
Un país muy seguro para el viajero
Se trata de un país muy seguro para el viajero, que simplemente debe tomar las precauciones imprescindibles en las grandes ciudades o enclaves más turísticos con carteristas y descuideros.

10. EL ENCANTO COLONIAL FRANCÉS.

Vacaciones Vietnam, Hanoi
Bulevares de Hanoi de inspiración netamente parisina
Un paseo en citröen por el viejo Saigón, recorrer los bulevares de Hanoi de inspiración netamente parisina, asombrarse de que Dalat podría pasar por un balneario de montaña europeo. Y la Indochina de Marguerite Duras….

11. VIETNAM ES ASEQUIBLE.
Vacaciones Vietnam
Nadie se arruinará por frecuentar los buenos restaurantes
Visitar Vietnam permite alojarse en resorts de playa de 5* a precio muy conveniente. Comer en puestos callejeros es tan barato como seguro (si no es comida en crudo) y sabroso y nadie se arruinará por frecuentar los buenos restaurantes. El marisco y el pescado más delicado resultan económicos en el litoral. Una carrera en taxi de 45 minutos no pasa de 7 dólares. Incluso en las grandes ciudades un viajero de mochila podrá arreglárselas con 20 dólares al día.

12. PLAYAS POCO EXPLOTADAS.

Viajar a vietnam
La isla de Phu Cuoc es el nuevo destino emergente
Realmente hay vida más allá de Tailandia cuando uno busca un resort de playa en el Sudeste Asiático. Nha Trang ofrece la infraestructura más desarrollada. Y la isla de Phu Cuoc es el nuevo destino emergente.

13. LA DELICIOSA COCINA VIETNAMITA.

Viajes a vietnam
La deliciosa cocina vietnamita
Hace unas décadas era solo fuente de inspiración para vegetarianos pero, hoy en día, su perfecta mezcla de sofisticación, frescura y naturalidad ha seducido e influenciado a los mejores chefs de todo el mundo.

Fuenta: turistaloserastu.es

Wednesday, July 27, 2016

El alucinante paisaje de Halong Bay en Vietnam

La bahía de Halong es seguramente uno de los paisajes más sorprendentes de Vietnam, y uno de sus mayores reclamos turísticos. Estamos ante una bahía inmensa, unos 1.500 km. cuadrados en el golfo de Tonkín, que está plagada de incontables formaciones de roca caliza, como dientes gigantes que emergen del agua creando un laberinto de ensenadas y canales. Las aguas cambian de color según la luz del día, de un verde turquesa a un azul oscuro, pues el fondo de la bahía, del mismo material que los salientes, refleja una parte de la luz que recibe.

Bahia de Halong, Viajes VietnamBahia de Halong
Bahia de Halong, Vacaciones VietnamBahia de Halong
Para visitar Halong Bay lo más recomendable es embarcarse en un barco de madera con camarotes y pasar un par de días recorriendo la zona. Hay barcos más modernos, pero creo que esas viejas barcazas, similares a los barcos que se usan para los cruceros fluviales en otras zonas, tienen mucho más encanto.

Aldea flotante en Halong BayAldea flotante en Halong Bay
Aldea flotante en Bahia de halongAldea flotante en Halong Bay

Cuenta la leyenda que la bahía fue el campo de batalla naval entre vietnamitas y los sempiternos invasores chinos. Una dragón celestial y su hijo quisieron echar una mano a los vietnamitas y combatieron al invasor lanzándoles enormes perlas y rocas de jade, cuyos restos son hoy las formaciones rocosas que le dan ese toque exótico a la bahía. La guía que nos acompañaba en el barco asegura que son incontables esos salientes de roca de formas diversas, que se extienden hasta donde alcanza la vista. Quizás una foto por satélite ayudaría a contarlas, pero ciertamente a simple vista puedes alcanzar centenares casi…

Geológicamente hablando, la bahía se formó tras una sucesión de fenómenos a lo largo de milenios: sedimentos compactados por presión que luego se levantan por movimientos tectónicos y se resquebrajan por efecto de la erosión hasta moldear estos salientes con formas caprichosas, algunos como agujas pétreas en el agua, otros formando pequeñas islas.

crucero en la bahía de HalongCrucero en la bahía de Halong
crucero en la bahía de HalongCrucero en la bahía de Halong

Tuvimos ocasión de visitar una de estas islas, con dos atractivos: una escalinata de casi doscientos escalones que lleva al visitante a la cumbre, desde dónde hay una buena panorámica de los islotes de alrededor. Y una playa preciosa a los pies de la escalinata. Desde lejos, la playa parece espectacular, con la arena dorada sobre aguas de un verde turquesa espléndido. Pero de cerca es muy evidente y triste comprobar que uno de los más graves problemas que tiene la bahía de Halong es la contaminación. 

Si ya desde el barco uno puede ver en todo momento algún plástico flotando en el agua, al llegar a la playa la impresión es desoladora. El paraíso convertido casi en un basurero, no hay metro cuadrado de arena sin restos de envases, no hay metro cuadrado en el agua (que además está caliente) sin porquería: tapones, envases, guantes de goma, lo que te puedas imaginar, flotando o arrastrando por el fondo. 

paseos en bote en la bahía de Halong
Paseos en bote en la bahía de Halong
kayak en la bahía de HalongKayak en la bahía de Halong
Es una verdadera lástima. Pero me extraño ver que mientras los turistas occidentales ponían mala cara, los orientales parecían ignorar el problema. ¿Será la masificación turística la causa? Al ver cientos de barcos cargados de gente en el embarcadero, uno podría pensar que tanto tráfico en el agua debe generar problemas. Comentando el asunto con la guía (pobre mujer, estaba avergonzada), me contó que hay varios factores: desde la suciedad que arrastran las mareas desde la cercana China (que es el origen de todos los males para los vietnamitas), pasando por la poca cultura local de tratamiento de los desechos, hasta la desidia de los responsable políticos, que culparon a los pocos miles de ciudadanos que viven el aldeas flotantes y hasta les obligaron a abandonar la zona hace un tiempo: estas aguas no son salubres… Anochece en Halong BayAnochece en Halong Bay Si te interesa Halong Bay, mira también el post “la cueva de las maravillas de Halong Bay“

Fuenta:cronicasviajeras.es